Entrevista con Manel Soria (Frikosal)

Entrevista con Manel Soria (Frikosal)

Manel Soria nació en Barcelona y es profesor de Termodinámica de la Facultad de Ingeniería Aeronáutica de la Universidad Politécnica de Cataluña donde trabaja como docente y científico. Su afición siempre ha sido la fotografía del paisaje y la naturaleza, pero  en estos últimos años se ha especializado en fotografía nocturna y Astrofotografía Paisaje convirtiéndose así en uno de los mejores profesionales en este campo.

Manel Soria viajará con nosotros este verano, en la Expedición Fotográfica a Bolivia, para enseñarnos algunas técnicas de fotografía nocturna que podremos poner en práctica fotografiando entre otros lugares, la Vía Láctea desde el Salar de Uyuni. También contaremos con él en la Master Class previa a la expedición que se realizará el fin de semana del 22 y 23 de  junio.

 

1. Comentas en tu web que desde pequeño has estado fascinado por la fotografía,  pero estudias una carrera, haces un doctorado y  te conviertes en educador y científico.

Sin tiempo libre para dedicarte a tus aficiones,  ¿cómo has llegado a convertirte en un profesional de la fotografía del paisaje y la naturaleza?

Bueno, realmente siempre se encuentra algo de tiempo para hacer lo que más nos gusta. Yo, por ejemplo, procuro aprovechar todos los momentos libres para dedicarlos a lo que me apasiona. En fin, a riesgo de parecer raro, debo confesaros que nunca jamás en mi vida he visto un partido de fútbol. Ni por la tele. De hecho, no veo casi nunca la televisión, cuando voy conduciendo procuro oír audiolibros… todo esto si se suma, son muchas horas al cabo de la semana en las que he estado aprendiendo, escribiendo, revelando fotos… Recuerdo que seguí tres asignaturas enteras de Astronomía en los atascos para ir al trabajo cada mañana.

 

2. La noche siempre es mágica, la luna, el cielo estrellado, un cometa… ¿Cómo te vas involucrando en el mundo de la fotografía nocturna, por qué te atrae el paisaje celeste nocturno?

Yo vivo en un entorno muy urbanizado, con polígonos industriales y edificios por todas partes. Pero al lado mismo de la ciudad, si se sabe buscar, la naturaleza ya es capaz de maravillarnos. Empecé haciendo fotos de insectos. Si cerramos el encuadre para hacer un primer plano de un saltamontes o una hormiga, podemos pensar que no estamos en un descampado junto a un polígono si no en un paraje natural. Después empezó a interesarme el cielo como sujeto fotográfico. Siempre me había gustado la astronomía, pero cuando realmente vi la posibilidad de fotografiar el cielo tal como lo veía, entonces quedé muy atrapado con este tema.

 

3. Para los iniciados en la fotografía y para los que somos simplemente aficionados, ¿es la fotografía nocturna lo mismo que la astrofotografía y la astrofotografía de paisaje?

Lo que normalmente se entiende como astrofotografía consiste en hacer fotos a través de un telescopio, de objetos que tienen un tamaño aparente demasiado pequeño para poderlos ver con nuestros ojos. Por ejemplo, primeros planos de nebulosas o galaxias.

En cambio, la astrofotografía de paisaje, que es lo que a mi me gusta, consiste en fotografiar el cielo tal como lo vemos nosotros. O por lo menos, tal como lo veríamos si nuestros ojos vieran en color de noche y fueran más sensibles.  Me gusta pensar que yo fotografío la Vía Láctea tal y como la vería una lechuza, y siempre integrada con el resto del paisaje, como un elemento más.

Y la fotografía nocturna es algo muy amplio, que va desde las fotos que pueden hacerse de noche en una ciudad bien iluminada, fotografías de insectos nocturnos, fotografías de animales con barreras de infrarrojos, etc.

 

4.  Para la astrofotografía de paisaje, además de utilizar una técnica muy precisa, me imagino que no sirve un equipo cualquiera de fotografía ¿es imprescindible un telescopio  para fotografiar los objetos celestes?

No, no hace falta un telescopio. Como decía, si queremos fotografiar lo que nosotros vemos, casi es mejor utilizar ópticas angulares, que nos dejan meter porciones más grandes de cielo en una sola foto.

 

5. Tus impresionantes fotos te han llevado a publicar en el sitio web APOD de la NASA, ¿cuál es la fotografía de la que te sientes más orgulloso?

Pues creo que es una en la que aparecen mis hijos señalando a la Vía Láctea en una playa (aquí, la quinta de la izquierda http://www.frikosal.net/Frikosal/Fine_Art_prints.html). Fue complicado fotografiarles allí. Complicado para mí y también para ellos, que tuvieron que tener mucha paciencia. Ahora es un recuerdo muy bonito, y estoy contento de que hayan podido ver el cielo de una forma que muy poca gente ha visto. Y (dejadme decirlo), estoy muy orgulloso de mi familia.

 

6. ¿Tienes un lugar concreto  donde el cielo nocturno sea el más apto para este tipo de fotografía?

En toda Europa la contaminación luminosa es un problema terrible. Hay lugares con paisajes muy interesantes pero en los que no llega a hacerse de noche a causa de las luces de las ciudades, hasta un punto que cuesta de imaginar si no se ha visto en persona.

 

7.  ¿Tienes en mente desde hace tiempo alguna fotografía que todavía no has realizado porque no encuentras las condiciones o el momento apropiados para ello?

¡Muchas! Como decía antes, soy muy activo y procuro aprovechar el tiempo…  pero no da para todo, sobretodo si hay que desplazarse buscando lugares oscuros.

 

8. Has fotografiado el cielo desde muchos lugares de la tierra, en breve irás a Bolivia en la Expedición fotográfica con Javier Selva donde los participantes con tu ayuda podrán fotografiar la Vía Láctea desde el Salar de Uyuni, ¿qué esperas de este viaje?

Estuve en el desierto de Atacama en el 2009 y ya quedé muy impresionado.  Los altiplanos de los Andes son uno de los mejores lugares del planeta para observar el cielo, y Uyuni probablemente sea el mejor lugar de los Andes. La gran altura, la ausencia total de contaminación luminosa, la baja humedad, el cielo del hemisferio Sur (que es más interesante que el del norte). Por todo ello, va a ser una experiencia absolutamente memorable.

 

9. ¿Puedes darnos algunas recomendaciones y consejos fotográficos para los participantes de la expedición a Bolivia?

Pues aprovechar bien el taller que haremos cerca de Madrid, para poder aprender la técnica y para revisar bien el equipo. A veces, una simple tontería como un trípode de mala calidad puede estropearnos una fotografía que nos va a costar mucho poder repetir.

A parte de esto, hay que tener siempre muy presente que en realidad la fotografía de naturaleza es una excusa para vivir de una forma más interesante. Más que las fotos, que desde luego vamos a procurar que nos salgan lo mejor posible, tenemos que estar muy atentos a las sensaciones que nos llevaremos de Bolivia. En mi recuerdo, una noche fotografiando estrellas en la Isla de Pascua pesa más que un año entero haciendo un trabajo monótono. Teniendo esto presente, ahora es cuestión de pasarlo bien, muy bien.